Un elemento primordial del compromiso de Sika con la investigación y desarrollo exitoso es el enfoque estratégico en competencias transversales claramente definidas. Estas son: sellado, pegado, refuerzo, amortiguacón y protección de las estructuras de soporte en la construcción y las industria.

Sellado

El sellado minimiza el flujo de gases y líquidos entre cavidades, gritias y/o fisuras así como la diseminación y transferencia de calor o frío. Permite proteger del viento y la lluvia los techos planos, túneles, estanques de agua y sofisticadas fachadas, haciéndolos resistentes a la temperatura, los años y la vibración. De esta forma permite mejorar la funcionalidad, confort y habitabilidad de las construcciones.

Pegado
La adhesión une diferentes materiales de manera permanente, elástica y segura.
Vehículos, ventanas e incluso elementos de hormigón grandes toneladas para
puentes se adhieren usando nuevos procesos. Las tecnologías de pegado de Sika incrementan la seguridad de productos terminados y permite mayor libertad de diseño. Estas aplicaciones también optimizan el proceso de fabricación al reducir ciclos de tiempo.

Amortiguación
En objetos fijos y movibles, la amortiguación reduce las vibraciones de todo
alcance de onda, lo que resulta en menor reverberación y emisiones de ruido en
estructuras de soporte y cavidades. Se reduce el ruido al interior  del vehículo, ya sea un automóviles, un  bus o un crucero, y el confort aumenta considerablemente.

Refuerzo
Los refuerzos resisten la capacidad de carga de las estructuras de soporte
tensadas estática o dinámicamente de una manera dirigible, desde marcos para
ventanas de poco peso a estructuras automotrices resistentes a choques e
imponentes puentes de hormigón. Las soluciones de refuerzo fortifican las
estructuras de soporte existentes y optimizan las nuevas.

Protección
La protección aumenta la durabilidad de las estructuras de soporte y preserva
la sustancia de objetos nuevos y renovados. Las soluciones Sika garantizan
protección continua contra condiciones climáticas adversas, influencias
químicas, polución e incendios en estructuras de hormigón y acero.