La descarga de CO2 que resulta del uso de los transportadores de energía primaria en el presente año asciende a 26000 toneladas, que corresponde a una reducción de 2800 toneladas. La emisión de SO2 ascendió de 13 a 21 toneladas. La descarga de NOX cayó por 5 toneladas a 38 toneladas. La emisión de polvo cayó por 7 toneladas a 65 toneladas. La cantidad de emisiones de VOC se mantuvo sin cambio en 88 toneladas.